Haciendo clic, acepto que FC ENERGÍA me llame para recibir una oferta comercial. Para más información o ejercicio de mis derechos en la política de privacidad

25 ejemplos de consumo responsable

Qué es el consumo responsable

Como sabes, no es lo mismo consumir que consumismo. 

Lamentablemente, resulta complicado evitar esta faceta de nuestras vidas que desde hace unas décadas hasta nuestros días, es ya para todos nosotros casi como un hábito.

Por eso, cuando hablamos de qué es el consumo responsable, no sólo se incluye el hecho de consumir menos o únicamente lo estrictamente necesario; hay algo mucho más importante y que pasa por un cambio radical de mentalidad: instaurar nuevos hábitos de consumo como individuos y también como sociedad.

Así se establece dentro de la Agenda 2030 sobre Desarrollo Sostenible como una de las metas a batir y concretamente presentado como el Objetivo de Desarrollo Sostenible número 12: Producción y Consumo Responsables.

Ahora bien, ¿qué es el consumo responsable y cómo puedes aplicarlo en tu vida cotidiana? Y lo más importante, ¿estás dispuest@ a ir un paso más allá y descubrir todo lo que podemos hacer por mejorar nuestro consumo hacia un modelo más ecológico y sostenible?

🙏 Claro que sí, ¡comencemos! 🙏

¿Qué es el consumo responsable?

Y además, ¿por qué es importante el consumo responsable?

Antes de nada, toma nota de este sencillo truco en forma de preguntas directas que debes hacerte a ti mismo antes de consumir cualquier producto o servicio. Porque, aplicando este método infalible, aunque no sepas definir qué es el consumo responsable, lo estarás aplicando en casi su totalidad. Aquí va ese autocuestionario de 10 preguntas que hacerte para ser un consumidor responsable sin nisiquiera saberlo:

  1. ¿Necesito eso que voy a adquirir?
  2. ¿Puedo compartirlo si algún día no lo necesito?
  3. ¿Quién lo ha elaborado y dónde?
  4. ¿Cómo está hecho?
  5. ¿Por dónde ha llegado?
  6. ¿Puede ser reciclado?
  7. ¿Es respetuoso en términos de igualdad y género?
  8. ¿Cuánto cuesta y cuánto dura realmente?
  9. ¿Hay otras opciones más sostenibles?
  10. Pero, ¿seguro que lo necesito?

Y ahora sí, entremos en definiciones 😉 

En términos generales podríamos decir que el consumo responsable trata no sólo de reducir el consumo más superfluo e innecesario, sino también de disminuir la generación de desechos mediante actividades de prevención, reducción, reciclado, reutilización… 

Y no pensemos únicamente en sociedades desarrolladas como la nuestra, sino también en aquellos países en desarrollo a los cuales hay que ayudar de cara a fortalecer su concienciación medioambiental y por supuesto su tecnología. Así facilitaremos un avance en firme hacia modelos de consumo y producción sostenibles

Es decir, este objetivo de desarrollo sostenible, es una meta de tod@s, de todo el mundo. Pero, ¿qué es el consumo responsable y cuáles son sus beneficios?

En este sentido, la Agenda 2030 señala que el consumo y la producción sostenible “consisten en fomentar el uso eficiente de los recursos y la energía, la construcción de infraestructuras que no dañen el medio ambiente, la mejora del acceso a los servicios básicos y la creación de empleos ecológicos, justamente remunerados y con buenas condiciones laborales”. Básicamente: “hacer más y mejores cosas con menos recursos mientras se generan ganancias a través de la reducción del uso de recursos, la degradación del medioambiente y la contaminación”.

¿Qué implica el consumo responsable y cuáles son sus beneficios?

El economista Víctor Lebow, ya en 1955, señaló: “Nuestra  economía, enormemente productiva, exige que hagamos del consumo nuestro estilo de vida, que convirtamos el  comprar y utilizar bienes, en auténticos rituales, que busquemos nuestra satisfacción espiritual, la satisfacción del ego en el consumir […] necesitamos que se consuman cosas,  se quemen, se sustituyan, y se tiren, todo ello a un ritmo cada vez más rápido”.

Y aunque esta afirmación siga más que vigente, cada día somos más —y más conscientes— quienes entendemos, la crítica situación actual: consumo y medio ambiente están inequívocamente unidos y nadie quiere acabar consumido por el consumismo.

Porque cada uno de nosotros, como consumidores responsables, jugamos a diario un papel crucial para mejorar nuestro planeta y salvar su biodiversidad y transformar nuestra sociedad y nuestros hábitos de consumo.

Dicho esto, toca averiguar qué es el consumo responsable y cómo puedes aplicarlo en tu vida cotidiana.

Hábitos para ser un consumidor responsable

La persona responsable con su consumo es aquella que basa sus decisiones de compra en criterios sociales y medioambientales con un objetivo: contribuir a un entorno más favorable para todos y con un menor impacto en el medioambiente.

Pero, definiciones aparte, quizá la mejor manera de interiorizar qué significa ser un consumidor responsable sea unir consumo responsable y ejemplos que nos ilustren y nos permitan, fácilmente, convertirlos en nuestros nuevos hábitos de consumo.

Un cambio de actitud por parte de tod@s nosotr@s como personas consumidoras y usuarias que implica llevar a cabo un consumo consciente y crítico al comprar un producto, al utilizar o contratar un servicio, en nuestro día a día en el hogar, en el trabajo, etc. En definitiva, siendo lo más eficientes que podamos, el mayor tiempo posible.

Y para ello, aquí te dejamos una lista de 25 hábitos y consejos para convertirte en un consumidor más ecológico, activ@ y concienciad@ con la necesidad de un consumo responsable para una verdadera mejora de nuestro planeta y nuestro medioambiente.

Consejos para un consumo responsable de agua

¿Qué implica el consumo responsable del agua? Toma nota de estos consejos que responderán perfectamente a esta pregunta:

  1. La básica: cierra el grifo mientras te cepillas los dientes, te enjabonas en la ducha o friegas los platos.
  2. Dúchate: siempre consumirás menos agua que usando la bañera.
  3. Reduce la capacidad de tu cisterna introduciendo algún elemento como una botella pequeña: con menos agua, también te será suficiente.
  4. Usa filtros aireadores para colocar en tus grifos.
  5. Evita las pequeñas fugas de tus grifos e instalaciones. 
  6. Pon tu lavavajillas y lavadora cuando estén llenos para evitar el despilfarro también de agua (además de energía).
Que implica el consumo responsable del agua

Hábitos para un consumo responsable de energía

¿Qué es el consumo responsable de la energía y qué es el consumo responsable de la energía eléctrica? La respuesta es sencilla si seguimos con la lista de consejos:

  1. Cuando estés en el salón y no requieras de una gran iluminación o estés viendo la televisión, utiliza siempre luces de ambiente en lugar de la lámpara de techo. Al colocar una luz tenue y de bajo consumo, ahorrarás mucha energía todos los días.
  1. Consume luz 100% renovable y ahorra mientras contribuimos a reducir el uso de energías fósiles más contaminantes.
  2. Fíjate en la etiqueta energética que el fabricante ha otorgado al producto que vas a adquirir. Elige siempre la categoría más eficiente, electrodomésticos de bajo consumo y bombillas tipo LED.
  3. En casa, cuando uses el horno para cocinar, sigue estos consejos.
  4. Permite que entre la luz solar en invierno como fuente de calor natural.
  5. De noche, cubre las ventanas con cortinas o persianas para favorecer la conservación del calor.
  6. Revisa el cierre de puertas y ventanas para conservar la temperatura de tu hogar.
  7. Mantén la temperatura de tu hogar entre los 21°C y los 23°C en invierno, no más. Y en caso de tener frío, abrígate un poco más.
  8. Evita climatizar habitaciones que no estés utilizando en ese momento.
  9. Desenchufa los electrodomésticos que no estés utilizando y cárgalos siempre de noche o durante el fin de semana.

Consumo responsable de alimentos

¿Qué es el consumo responsable de alimentos? Sigue estos últimos consejos para averiguarlo:

  1. Planifica tus compras con todo lo estrictamente necesario antes de ir al súper y así evitarás el consumismo y el despilfarro de alimentos que realmente no precisas.
  2. Compra sólo lo que vas a comer en los próximos días o semana y así evitarás comprar de más o que tengas que tirar ciertos alimentos.
  3. Compra productos locales, apuesta por el consumo de Km 0 o de proximidad: así reducirás tu huella ecológica, apoyarás el empleo local y evitarás emisiones.
  4. Elige productos frescos en lugar de procesados.
  5. Apúntate a un grupo de consumo para comprar directamente a un productor: es lo que se denomina producción y consumo ético de alimentos.
  6. Visita más los mercados tradicionales que tienes cerca de ti: sus artículos son más frescos y además, más sostenibles.
  7. Adquiere alimentos producidos en condiciones justas o de comercio justo y bajo condiciones de agricultura sostenible con sellos como la ecoetiqueta MSC para el pescado o el certificado FSC para productos forestales.
  8. Elige productos con menos embalaje y plásticos y embalajes fácilmente reciclables o reutilizables.
  9. Haz que en tu cesta prevalezcan los alimentos de origen vegetal y no animal.
Qué es el consumo responsable de alimentos

Has visto que no es tan difícil, ¿verdad? Con todos estos consejos, ya tienes para empezar, profundizar y entender qué significa ser un consumidor responsable. Y recuerda, la clave está en cumplirlos a diario hasta convertirlos en tus nuevos hábitos de consumo. 

Y ahora que estás informad@, ¿te ves list@ para asumir este reto tan importante por el medioambiente? En FC Energía, sabemos que sí. ¡Gracias por unirte a la lucha!

💪💚

Noticias relacionadas

Te llamamos

Déjanos tu número y te llamamos en menos de 24h

Genial! Tu teléfono se ha enviado correctamente. En breve recibirás nuestra llamada.