Haciendo clic, acepto que FC ENERGÍA me llame para recibir una oferta comercial. Para más información o ejercicio de mis derechos en la política de privacidad

¿Cuánto consume un radiador eléctrico? Consejos para ahorrar en tu factura

Cuánto consume un radiador eléctrico

⛄¡¡Winter is coming!!⛄

Se acerca el momento de sofá, mantita, sopita, peli y … ¡radiador! Porque no hay nada como estar en casa en los duros días de invierno y poder disfrutar de ella al calor —bien bien cerquita— de este preciado y divino artilugio, ¿verdad? 

Pero ¡ojo! Ahí donde lo vemos, de ser la maravillosa solución al frío invernal y a las noches de pizza y Netflix, también puede convertirse a final de mes en la peor de las series de terror que jamás hayas visto; un capítulo tras otro, un mes tras otro… —Y hablando de pizzas, no dejes de echarle un vistazo a nuestros trucos para ahorrar en tu factura cuando uses el horno—. 

Pero que esto no te deje helad@ ¡eh! 😉 Tú tranqui porque con los consejos que te vamos a dar a continuación, podrás controlar perfectamente tu consumo de radiador eléctrico sin miedo a que tu cuenta corriente se quede congelada 🙂 

¿Vamos a ello? ¡Toma nota!

Cuál es el consumo de un radiador eléctrico

Tanto si necesitas información para decidirte sobre qué radiador eléctrico comprar como si ya dispones de uno y quieres saber cuál es el consumo de los radiadores eléctricos, debes saber que a grandes rasgos existen dos tipos de emisores: los secos y los de fluido. 

Por ello, y para poder responder con garantías a la cuestión sobre cuánto consume un radiador eléctrico, lo primero que debemos conocer es cómo se comportan y para qué tipo de uso están recomendados:

  1. Radiadores o emisores secos, principales características:
  • Adquieren la temperatura de confort rápidamente pero también la pierden igual de rápido por lo que necesitaremos encenderlos más a menudo. 
  • Su precio es más económico que otro tipo de radiadores.
  • ¿Dónde se recomienda su uso? Sobre todo en lugares que se necesite calentar sólo de vez en cuando y cuyo uso es más esporádico como un cuarto de baño.
  1. Emisores de fluido, principales características: 
  • La ventaja principal de este tipo de radiadores es su mayor confort y sobre todo, su menor consumo. Por ello, si te estás preguntando si gasta mucho un radiador de aceite o cuál es el consumo del radiador de aceite, responderte que en este caso, este tipo de emisores siempre serán más eficientes que un radiador seco.
  • Como handicap, son más lentos a la hora a la hora de emitir calor y alcanzar la temperatura establecida en el primer encendido; sin embargo, una vez alcanzada dicha temperatura, ésta se mantiene por más tiempo y esto hace que no deba encenderse más que de vez en cuando para conservar el calor de la estancia. 
  • ¿Dónde se recomienda su uso? Sobre todo en viviendas y estancias de uso habitual y continuado.

Dicho esto, hay que tener en cuenta por supuesto que no todos los radiadores secos o de fluido son iguales y que el consumo de éstos dependerá también de otros factores como la marca, el modelo, el aislamiento del hogar, la tecnología que incluyan y, muy importante, si son o no de radiadores de bajo consumo. ¿Por qué? Mira esto:

  • Consumo de un radiador eléctrico 2000 W – 2500 W
  • Consumo de un radiador eléctrico de bajo consumo 600 W aproximadamente.

Ahora bien, ¿qué significa esta notable diferencia de consumo o mejor dicho, cómo se trasladan estos datos a tu bolsillo? ¡Buena pregunta! ¡Sigamos!

Consumo de un radiador eléctrico en vatios

Porque una imagen vale más que mil palabras —un gráfico en este caso—, aquí te dejamos una tabla donde podrás ver el consumo de un radiador eléctrico en vatios, es decir, en función de la potencia que tiene:

Potencia radiador  (W)Tiempo diario de uso en horasGasto energético (kWh)Gasto diario en €
750 W3.750.51
950 W4.750.64
1100 W5.500.74
1300 W56.500.88
1500 W57.501.01
1700 W58.501.15
1900 W59.501.28
2100 W510.51.42
2300 W511.51.55
2500 W512.51.69

¿Cómo calcular el consumo de un radiador eléctrico?

Para esto necesitaremos engrasar un poquito nuestras matemáticas pero tranquil@ porque las cuentas están claras y las fórmulas son muy simples.

En primer lugar, para calcular el consumo de un radiador eléctrico, necesitamos saber su potencia. Para ello, fíjate bien en si el fabricante lo denomina en kW (kilovatios) o en W (vatios) y ten en cuenta que 2.5kW, por ejemplo, aportarían un consumo de 2500W (los 2.5kW debemos multiplicarlos por 1000).

Aclarado esto, y sabiendo la potencia que tiene tu radiador, la fórmula para el cálculo del consumo energético de un radiador eléctrico es la siguiente:

Energía necesaria o Consumo = Potencia x Tiempo de uso.

En este sentido, por ejemplo, un radiador de 1000 W de potencia (1kW) encendido durante una media de 5 horas al día, consumiría 5000W diarios (5kW).

Energía necesaria o Consumo = 1000 vatios x 5 horas = 5000 Wh = 5 kWh.

Y supongamos que nuestro coste de energía es de 0.1117 €/kWh (precio indexado FC Energía en tramo llano) tenemos un gasto en euros de:

Consumo o Gasto en € = 5 kWh x 0.1117 €/kWh = 0.55 € al día.

Consumo de un radiador eléctrico vs radiador de calor azul

Antes de nada, ¡cuidado con esto de las modas! Por eso, te explicamos todo con detalle:

¿Qué es eso del calor azul? Se denominan radiadores de calor azul porque en lugar de utilizar aceite como fluido térmico portador, usan uno llamado Sol. Sin embargo, el calor azul como tal no existe; sólo es una “nueva” manera de diferenciar a estos radiadores a nivel comercial

Dicho esto, puede que los radiadores de calor azul sean lo último en tecnología punta, pero no son precisamente lo más puntero en cuanto a eficiencia energética se refiere. —Aunque sí son más eficientes que los radiadores antiguos de aceite—. En este sentido, si te estabas preguntando si es rentable o no comprar uno para tu casa y si ahorrarás electricidad con él VS otro tipo de radiador eléctrico, la respuesta es… NO.

Y es que los radiadores de calor azul NO son radiadores de bajo consumo.

En resumidas cuentas: el consumo de un radiador de calor azul siempre va a ser superior al de otros sistemas de calefacción como el de un radiador de bajo consumo, de tipo seco o fluido. ¿Y esto por qué? Sencillo. Lo que ocurre con los radiadores de calor azul es que siempre funcionan al 100% de su rendimiento o potencia. Es decir, que para la producción de cada vatio de calor, necesitan consumir un vatio eléctrico completo.

¿Y cómo se traduce esto en términos de costes? Pues se calcula que el consumo de un radiador de calor azul puede ascender hasta los 75€ al mes.

¿Y ventajas? ¿Alguna ventaja tendrá? Así es. Aquí las más importantes:

  • No produce residuos, gases ni olores.
  • Es programable. 
  • Gracias a sus sondas, controla la temperatura y evita el desperdicio de energía.
  • Incluyen un temporizador en el propio radiador lo cual es cómodo y eficiente.
  • El calor se transmite por la parte superior distribuyendo el calor de manera efectiva.
  • Su diseño es elegante y atractivo.

Consejos para ahorrar en el consumo de tu radiador eléctrico

1. Mantener cerradas las ventanas y puertas

Parece una obviedad pero nunca está de más repetirlo porque sin duda, es la medida más eficiente para limitar el gasto eléctrico de un radiador. Y es que sólo con este gesto, lograremos reducir su consumo hasta en un 30%.

2. Subir paulatinamente la temperatura del radiador

Cuanta más potencia impongas al radiador, mayor será el gasto de energía. Por ello, lo que te recomendamos es que vayas aumentando su temperatura progresivamente hasta los 20 ó 21ºC: y recuerda: cada grado que subas, supondrá un 7% de consumo de energía adicional.

3. Disminuir su uso durante el día

Evita que las cortinas tapen la luz del sol y permite que esta fuente de calor infinita —y gratuita— haga las veces de tu nuevo radiador natural. Y de noche, ahora sí, utiliza las cortinas como aislantes del calor que ya has logrado mantener en el hogar.

4. Consumir energía verde a precio de coste

Porque es la energía más barata del mercado: una energía que FC Energía te suministra al mismo precio que nosotros la adquirimos; sin sobrecargos ni especulaciones con su precio. Nosotros no ganamos nada vendiéndote esta energía, —tan sólo cobramos una cuota mensual por los servicios que te brindamos— por eso a ti te cuesta menos.

5. Abrigarse para reducir el uso y temperatura del radiador

Así es amig@s. Mantener nuestros cuerpos abrigados es fundamental y súper eficiente si quieres notar una bajada considerable del consumo de tu radiador eléctrico. De esta manera lograrás un 2 en 1: evitar los cambios bruscos de temperatura al moverte entre estancias y además, evitarle al radiador trabajar a una potencia mayor y por tanto, a que deba consumir aún más.

Y ahora dinos tú, ¿crees que toda esta información y consejos te servirán para poder reducir el consumo de radiador eléctrico? ¡Eso esperamos —y deseamos—! 🙏 Pero lo que sí podemos asegurar es una cosa: en cuanto a ahorro se refiere, la llegada del invierno, al menos a ti, no te pilla en frío.

😉

Noticias relacionadas

Qué es el consumo responsable

25 ejemplos de consumo responsable

Como sabes, no es lo mismo consumir que consumismo.  Lamentablemente, resulta complicado evitar esta faceta de nuestras vidas que desde

Te llamamos

Déjanos tu número y te llamamos en menos de 24h

Genial! Tu teléfono se ha enviado correctamente. En breve recibirás nuestra llamada.